Intensa pero mía.

La intensidad, esa que tanto le ha abrumado en su diminuto cuerpo ha creado un velo que aleja a las personas de su verdadera esencia.

Pero qué importa, si ella se ama y se siente cerca de sí misma. 

La cortina se mueve bruscamente, susurrando voleteos. Las sélfides, tan juzgadas por su juego se comunican divertidas, de cuán absurdo es todo ese cuento de la intensidad maligna. Cuántos son capaces de entender su  azulada ascua repiqueteando para alimentar tu pasión y fantasía.

Cuándo se enciende la melodía y mi voz se desata junto a ellas… amo, creo, me veo. Soy sólo mía.


Texto: Ainoa Bravo Rodríguez 






Comentarios

  1. Tuya, y en permanente expansión <3

    Dulces besos Ainoa y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. El texto y el video son para disfrutarse una y otra vez. Enhorabuena y gracias por compartir esto.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante y original, Noa. Gracias por traerla, amiga.
    Mi abrazo entrañable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares