El aviso de las Sílfides

 Sus pies descalzados, caminan sobre hierba escarchada. Un vestido azul muy fino, con destellos corales cubre su cuerpo.

Camina, sometida por su propio mundo de ensueño. La brisa helada se entremezcla con su corazón templado y siente escalofríos junto con una ligera sensación intuitiva.

Las sílfides, susurran en su oído que hay alguien cerca, pero, hace caso omiso de ellas y se deja llevar por sus sensaciones.

Atraviesa árboles que danzan dejando caer el pasado, sus hojas, en el suelo. Eran tiempos de transformarse.

Los susurros de las sílfides comienzan a convertirse en avisos, daban voces agudas, le pedían parar.

- No sigas caminando o te harán daño-.

'Intentan protegerme, ¿pero de qué? Tengo suficiente poder para salir de cualquier situación airosa.'

Al fondo se escuchaba una cascada. Y una cortina de ramas con hojas mustias impedía que ese hombre de pelo castaño, sentado a los pies de un sabio pudiese notar mi presencia.

Entonces, recordé. Ellas me lo permitieron. Ya conocía su alma y siempre sufrió en cada una de sus vidas por Amor. 

Él alzó la vista, le vio y se levantó. Decidido se acercaba hasta donde ella estaba. Y ella... decidió desaparecer.


Texto escrito por:

Ainoa Bravo Rodríguez




Noa

4 comentarios:

  1. Hola preciosa un bello poema donde la magia siempre esta ahí afuera. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es bueno, escribes bien y bonito, gusta leerte, Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A loa avisos, a las señales, hay que prestarles atención, más aún cuando se nos presentan en otros estados de consciencia. Interesante texto y preciosa canción con la que lo acompañas.

    Dulces besos Ainoa y dulce mes.

    ResponderEliminar