Mi Álter Ego

 Está más silenciosa de lo habitual. Cierro mis ojos, veo cómo me sonríe, tiene una sonrisa de lado un tanto pícara. Sarcástica. Las dos lo somos, sólo que su sarcasmo es más pasivo. 


Le puede dar todo absolutamente igual, pero eso sí, sabe escuchar, mucho... Las dos sabemos hacerlo. Cuándo tenemos las dos algo a la vez que expresar se origina en nuestro cuerpo cierta locura, un caos; no podemos dejar de hablar. Incluso podemos empezar una conversación cotidiana contigo, pero luego terminamos hablando juntas. Parece que hablemos solas, pero en el fondo no es así, somos conscientes de tenernos una a la otra y siempre debatimos temas realmente interesantes. Sabemos que no todos son capaces de seguirnos el ritmo... en el fondo, aunque me leáis a mí en tono dulce, tengo que decir que es algo que todavía le irrita. 

A veces le pido que se mantenga en las sombras, pues es cierto que aunque ni una ni la otra tenemos filtros, ella si habla, no habla, degolla. A veces llegamos a un trato; ''yo doy tu mensaje para que no me grites, si me dejas expresarlo de otra manera más... dulce''. 

Suele ponerme los ojos en blanco, cruzarse de brazos y soltarme algún que otro ''haz lo que te de la gana, pero no será en realidad mi mensaje''. 

Se genera el debate:

- A todo el mundo no le gusta hablar con una borde, antipática-.

- No soy antipática, soy demasiado empática y por eso mismo lo que me transmiten no me gusta siempre y digo la verdad. Sabes de sobra que mienten todo el tiempo. 

- Pero, ¿por qué les juzgas? 

- No lo hago. Lo he aceptado. Todos mentimos alguna vez, a veces incluso algunas personas lo hacen a todas horas fingiendo una personalidad para sobrevivir. No lo juzgo, pero es mentir, punto. 

- Pero no puedes ir por ahí diciendo ''mira, sé que me estás mintiendo incluso en tu saludo, porque en el fondo no tienes ganas de saludarme. Así que paso de ti''. 

- ¿Y por qué no? 

- Porque tenemos que sobrevivir. 

- No sobreviviremos de igual forma si ocultamos el lado oscuro que nos reflejan. 

- ¿Y por qué no?

- Porque si cedemos siempre, siendo comprensivas, corremos el riesgo de tolerar un maltrato. Cedemos a que nos falten el respeto, ¿quieres eso? Yo quiero que nos respetemos primero nosotras.

- No, claro que no... ya hemos pasado por eso.

- Exacto. Por eso tuve que salir yo y dominar la situación. Te estaban dejando sin fuerzas.

- Pero la vida no la sentíamos igual. 

- Sabes que en el fondo... aunque no dejaba que se acercasen a nosotras, muy en el fondo, seguíamos sintiendo. De otra manera, claro.

- No era sano no sentir el dolor, ni el Amor, y lo sabes- 

- ¿Para qué sentir algo que ya está más que integrado en nosotras? Conoces el dolor, tanto como el Amor.

- Porque no sólo existe un tipo de dolor, igual que no sólo existe un tipo de Amor. 

- Ya lo sé. 

- ¿Y si lo sabes por qué rechazas las emociones? 

- No las rechazo. Me protejo de ellas y de paso te protejo a ti. Tengo bastante con ésta codependencia que siento por nosotras. 

- ¿Sólo por nosotras?-.

- Vale, no... ahora también lo siento por nuestros hijos-. 

- En el fondo no es tan malo, ¿a que no?-.

- Cuándo es realmente sincero, no. Me enfada que crean que tiene algo que ver con la posesión y el robo hacia la libertad. No me parece justo que se crean con derechos de culparnos por Amar, por querer dar lo que nos de la gana. 

- A mí también. La libertad está en uno mismo, nadie puede arrebatártela a no ser que tú creas que puede. 

- Estoy comenzando a admirarte. 

- Gracias. 

 Sabes que en el fondo tú también me admiras, ¿quién es borde ahora?

- Yo te Amo.

- Yo también nos Amo y... ¡nos admiro! Ven aquí lucecita y dame un abrazo. Hagamos ruido en el Mundo.  

- Ya estamos... 

- Vale, pues con cantar también me vale.


Escrito por: 

Ainoa Bravo Rodríguez

Relato Juevero convocado por: Mag




Noa

15 comentarios:

  1. Me alegra que te hallas unido a la cita de los jueves. Tu Álter Ego, son dos mujeres que se alimentan la una de la otra y según entendiendo al principio como que os cuesta admitir esas dos personalidades , pero como dos buenas amigas llegamos aún acuerdo y la una a la otra se aportan madurez y esa confianza que una de ellas parece que no lo tenía muy claro. Un placer leerte. Besos cielo cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  2. Jaja. Que bueno! Que buena idea!. El yo borde. Además tan común y tan oculto. un "yo", que todos tenemos y con el que todos nos identificaremos. Los que trabajamos en empresas que hacen encuestas de calidad a los clientes, sabemos lo difícil de controlar que es. Obviamente, como hay gente pa to, a veces es irremediablemente incontrolable.
    Me ha gustado mucho. La discusión y sobre todo la idea.
    Besoss ainoa

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué seríamos sin nuestro otro yo!

    Un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  4. Un relato que comporta un buen diálogo interno sobre lo "politicamente correcto" aceptado normalmente, porque quiere salvaguardar apariencias y decir lo que es aceptado por los demás, y las ganas de romper ese patrón y dejarse llevar por lo que realmente se piensa o se siente. O tal vez se podría interpretar como un trastorno de la personalidad disociativo, donde la doble personalidad convive y actúa según el momento y la circunstancia. Una de ellas sumisa, sin salirse de las reglas de juego y la otra más celosa de su independencia.
    En todo caso,un buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Todos tenemos esos dos lados en apariencia antagonistas pero al fin de cuentas parte de lo mismo, de lo mismo que nos hace ser quienes somos. Seguro que a tu Alter ego también le sale lo dulce sin darse cuenta y a ti lo perversa ;) Buena canción y video.

    Dulces besos para ti y tu alter ego.

    ResponderEliminar
  6. Un ingenioso dueto de personalidades debatiendo sus distintos y complementarios puntos de vista. Buen aporte juevero. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ese lado sarcátio y cabrón que todos llevamos. La de veces que tenemso conversaciones con él al estilo que tú narras. Perfecto texto.

    Un gustazo leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Noa.
    Me encanta que te hayas unido al grupo de los jueves. Es un "otro yo" que siempre aporta algo.
    Respecto a tu texto, cara y cruz de una moneda pero ha de haber un equilibrio para que sea de curso legal o tenga algún valor, aunque sea sentimental.
    Tus dos personajes, ese diálogo con el tú y el yo, que somos nosotros. A veces es complicado ponerse de acuerdo con uno mismo pero si no, mal.
    Yo hablo tanto conmigo misma que muchas veces mi otro yo se larga :-9

    Un beso enorme, Noa.

    ResponderEliminar
  9. Que bueno que las dos puedan dialogar para de ponerse de acuerdo, que la otra modere su ímpetu, a cambio de ser escuchada.
    Que interesante dupla de personalidades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Dos personalidades debatiendo en una cabecita y al final el amor vence. Muy buen relato, besos.

    ResponderEliminar
  11. nos has relatado un monólogo dual, has retratado las dos personalidades de un persona cualquiera. Gracias, un abrazo

    ResponderEliminar
  12. La vida es eso, una tensión entre del "ser" y el "deber ser" y un compromiso entre ambos bien reflejado en este diálogo interno.
    UN SALUDO

    ResponderEliminar
  13. El otro yo que a veces es más complicado, al final ambos miran hacia la misma dirección
    Me gustó el relato y conocer tu espacio.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  14. Qué bueno tu diálogo, me alegra que te hayas unido a los relatos, un placer volver a estar en tu rincón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. se bienvenida una voz nueva siempre es una voz fresca, Nos leeremos, un abrazo

    ResponderEliminar