Mi miedo y yo.

Fotografía: We Heart It
El baño era blanco, tanto como los pétalos de una rosa blanca acariciada por el Sol. Las paredes lisas, también eran tocadas por él a través de la ventana. Una ventana que parecía estar siempre abierta, sin cortinas, sin barreras, obstáculos que no impiden la llegada de un buen día.

Se desnuda, hace que su cremallera recorra un camino para dejar de oprimir su cintura, así cae después la falda entonces hasta el suelo, también níveo, claro. Cuándo ya se ha terminado de quitar la blusa y el resto de sus ropajes, se mete despojada de su segunda piel dentro de la ducha.

Descubre entonces el agua que se asoma por la alcachofa, una vez inicia su apertura del grifo. Se mezcla entre el agua, el aclarado de las malas penas, aliviando de ella cualquier rastro de suciedad externa que nada tiene que ver con su cuerpo.

Es entonces, cuándo percibe al rato que el agua alcanza sus tobillos. Oprime la apertura cerrando el grifo. El agua cae todavía sobre ella, creciendo y creciendo en cantidad. Algo así la inquieta, por lo que trata entonces de salir de la ducha, pero la puerta no se abre. Se esfuerza por descubrir la mampara pero, no se abre ni se rompe. Quiere partirla, pero sólo encuentra impotencia.

El líquido está ya por encima de sus tobillos, se siente hiperventilar. Su cintura es hundida, su ombligo. Grita desesperada ayuda, aterrada por si muere ahogada en su propio ritual de limpieza. Entonces, cuándo ya el miedo la invadió por completo, cuándo se debatió en guerra tratando de aguantar la respiración sumergida y se rindió; todo cesó. Sólo era su miedo que le hablaba, mientras más calmada se encontraba.

Texto escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo
Relato juevero convocado por: Pepe

Noa

20 comentarios:

  1. Ahh,muy buen relato! Has creado de verdad un clima de opresión que nos va envolviendo!

    ResponderEliminar
  2. Debe ser angustioso esa sensación de tener el agua encima de una y querer salir y poder hacerlo , son situaciones limites donde la adrenalina debe estar recorriendo todo el cuerpo es busca de salida.
    Un buen relato y comienzo de novela ..
    Un abrazo mi querida Noa.

    ResponderEliminar
  3. Has hecho tan buen relato que he sentido la angustia... Te felicito, Noa.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Pensé que iba a derivar en algo como Psicosis. No fue así pero tu relato derivó en algo tan inquietante. La protagonista sigue viva, pero que miedo experimentó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Los miedos, las fobias, aquellas que trastocan la realidad como hacer de un agradable baño un momento de pánico.

    Dulces besos Ainoa y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! ¡Qué inquietante! Y angustioso, realmente. Morir ahogada, uff. Pensé que iba a ocurrir algo sobrenatural y algo iba a terminar matándola. Me gustó que sólo fuera su miedo.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola Noa, si el maestro de maestros Hitchocock le este relato,Norman Bates reaparece de nuevo en nuestras vidas....
    Gracias, bella, buen día, besos ocultos..

    ResponderEliminar
  8. Bueno, has creado un clima de tensión que pensé que iba a desembocar en una desgracia...es increíble lo que puede hacer el miedo en una persona, hasta el punto de ser el propio miedo lo que te puede llegar a matar...
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Nuestros miedos afloran sin aviso en los lugares menos esperados, es que nada tienen que ver con la razón y nuestra mente no los maneja, al menos, cuando se dedican. Muy original relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! No sé que pasó. Me quedo incompleta la idea! Quise poner "cuando se dedican a perturbarnos" 😀

      Eliminar
  10. Colapsa la calma cuando el miedo aflora, angustiante relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Miedo ante una situción que cuando es soñada hace que nos despertemos angustiados, sudorosos, con la respiración agitada y temblando. Miedo fruto de la impotencia ante un peligro que nos supera.
    Muchas gracias Noa por sumarte a mi convocatoria.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mil perdones por mi retraso, mi preciosa Noa, hoy te adentras en el mundo del miedo desde los relatos jueveros, un placer leer tu participación, y es que el miedo nos bloquea.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  13. Muy buena descripción! Por suerte el miedo es como el agua se va no perdura si lo dejas ir

    ResponderEliminar
  14. Muy bien creada la sensación de pánico, yo me esperaba un final trágico. Y ese miedo que siempre nos pilla por sorpresa que malo es.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Muy bien creada la sensación de pánico, yo me esperaba un final trágico. Y ese miedo que siempre nos pilla por sorpresa que malo es.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola, buen relato, pensaba que se ahogaba y he sentido su angustia.
    un saludo

    ResponderEliminar
  17. Angustiante pero buen relato. Felicitaciones, muy atrapante esta narración.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Que angustia transmite tu relato, muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola de nuevo!

    La verdad que echaba de menos leerte... ¡Y la culpa es mia! Por tardar tanto en pasarme por aquí, tengo el blog abandonadillo...

    Como siempre, me ha gustado mucho cómo has intentado expresar el miedo; la mayoría de veces llega como un susurro, cuando más calmados estados, así somos. A veces la incredulidad de la felicidad prolongada nos hace cortar con ella con miedo, angustia o lo que haga falta. Parece una actividad masoquista, pero muchas veces pasa me atrevería a decir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar