Sólo un poco de ahora.

Buscaba un poco de placer así que metí mis manos debajo del grifo. Dejé que el agua fluyese sobre mi piel, apenas hidratando, apenas dándome algo que sentir.

Cerré el grifo y dejé gotear sobre mis dedos las últimas sensaciones. Me miré en el espejo, estaba haciéndolo ahora y por sólo poder estar viva en éstos momentos para poder ver lo que soy, en quién me he convertido, me estremecí.

Tan sumamente mía, tan deambulante.

Escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo

Noa

12 comentarios:

  1. Qué bonito! Me encantó la imagen de las manos bajo el grifo para sentir placer! Algo tan cotidiano,de pronto es poesía! Besazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces el placer está ahí, entre tu y tu misma. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Noa, el agua casi siempre nos muestra una imagen poética..
    Gracias, pasa buena noche, sigo aquí, besos encandilados..

    ResponderEliminar
  4. Me gusta como escribes, ya te lo he dicho más veces.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito describes un gesto tan cotidiano, tan natural!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Eso es verse en lo profundo del ser.

    Dulces besos Ainoa y un dulce fin de semana para ti.

    ResponderEliminar
  7. Hola Noa me alegra leerte y como siempre precioso tu texto .
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bonitas palabras, sensaciones perfectas. Me ha encantado, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Noa.
    Acabo de descubrir tu blog y creo que tienes publicaciones muy interesantes.
    Este texto refleja uno de mis mantras preferidos: que la brevedad es un arte, y que puede ser hermosísima.
    Felicidades por el blog.
    Un saludo,
    Sofía

    ResponderEliminar
  10. "tan sumamente mía, tan deambulante"

    Cuando la intrascendencia se sube a un pedestal, para que todos admiremos la belleza de su oculta contundencia.

    Bonitas palabras, Ainoa.

    ResponderEliminar