Cuándo el cuerpo pide lo irracional.


Antes de llegar, ya consigo escuchar los ladridos de mis pequeños, de mis hijos. En cuánto me adentro por la puerta principal siempre abierta, aparco el coche en su sitio.

Hoy ha sido un duro día de trabajo, pero doy gracias de que trabajo en la obra que es lo que siempre me ha gustado. Golfo, eufórico salta enloquecido, empuja mis piernas delgadas con sus patitas sin causar ningún cambio.

- ¡Qué pasa Golfo! - Daba vueltas sobre sí mismo en cuánto me agaché a su nivel para acariciarle. 

Chiquitina, estaba también cerca de nosotros. Observando como siempre, casi estática con sus pelos revolucionados y canosos. Desde que llegó de la calle y le di alimento, aquí se quedó. 


Miré hacia la puerta y puse disposición para entrar a ese círculo vicioso de todos los días. Saqué las llaves y abrí. Los perros entraron antes que yo, se acomodaba cada uno en el lugar que creían corresponderles; se incluía algún sofá de tres que habían. Nunca me importó.

Una vez estábamos todos dentro cerré la puerta tras de mí, solté las llaves por inercia en la mesa y encendí la televisión. Casi que nunca prestaba atención a lo que decían, ni siquiera conseguían alterar mis pensamientos cuándo en algún programa de debate se ponían a gritar entre ellos; mi voz interior era más fuerte.


Mis manos comenzaban a temblar, la ansiedad volvía. Por pura rutina me acerqué a la nevera, cogí una cerveza, la abrí y le di un trago a la vez que me acomodaba en el sofá con todos mis niños. 
Saqué un cigarro del paquete, lo enchufé y entonces... ahí estaba de nuevo, mirando mi abismo; esa lata que estaba haciendo que enferme y que no conseguía dejar. Sólo conseguía olvidarme de ella cuándo trabajaba, pero aquí sólo... no sabía cómo o con quién podría desconectar para escapar de éstas garras. Algunos ignorantes creen que si la soledad te incomoda, es que aún no te conoces; pero yo conozco hasta lo más peligroso que hay en mí. Qué sabrán ellos de mi lucha.

Desvié la mirada de ésta maldita lata, cogí el teléfono y busqué el nombre de mi sobrina. No me di ocasión de meditar si llamarle o no, sólo llamé. Tras varios tonos de llamada, mi pequeña dosis de desconexión cogió el teléfono.

Texto escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo
Ésta es mi aportación, mi granito de arena por la convocatoria de Relatos Jueveros, que ''Pepe'' está liderando.

Noa

59 comentarios:

  1. Que mala puede ser la soledad , no tener con quien compartir las cuitas de un día de trabajo, tanto que ni la compañía de los perros pueden mitigarla. Un relato triste bien dibujado. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Es un muy buen relato, con esa tensión necesaria para seguir leyendo hasta la última línea, la escena y el estado interior muy bien descritos.

    Dulces besos Ainoa.

    ResponderEliminar
  3. Un relato bastante angustioso y el gif me ha dado un mal rollito... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado. La soledad, esa sensación de sentirte tan solo que no puedes con ello... Muy bueno.

    u nsaludo, Mia


    http://sweetcoffeelatte.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tus visitas porque me invocaron hacia tus rincones.
    Sin duda plasmas problemáticas que lamentablemente siempre serán actuales. Sé que lo que diré no es nuevo, pero hace falta un cambio profundo en la sociedad. Hay que descubrir por qué las personas son tan infelices. Una de mis teorías más fuertes es el no cumplir con las expectativas y exigencias socioculturales. La carga que pone la familia sobre uno, y los autoconceptos errados. Todo ello nos limita. Hace mucho que estoy abogando en pro de romper estructuras inservibles, de ir hacia un viaje interior que nos nutra y sana, de hacer lo que en verdad queremos, de ser como en realidad somos. De tirar abajo los miedos, los prejuicios y las críticas. "Abrir las alas" dicho poéticamente.

    Yo soy de esas "ignorantes" que piensa que si se le teme a la soledad o si te incomodas con ella, es que en verdad no sabes cómo estar contigo mismo. Se nos ha enseñado en Occidente que estar solo es sinónimo de fracaso, de rechazo, de no encajar, de amargados.. Cuando en realidad trae mucho bien.
    Es cierto que enfrentas bestias mentales, que observas tu abismo, que te das cuenta de cuánta oscuridad tienes, pero todo ello es potencial para desarrollar sus cualidades. Sé que es difícil, sé que suena a cuento, sé que no todos están dispuesto, pero con voluntad y mucho trabajo, se ven resultados.

    Interesante narración. Muy interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Lo has descrito tan bien que me has hecho recordar episodios enterrados...

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Noa!!! Muchas gracias por tu comentario.. Tienes un blog muy interesante.. Saluditos..

    ResponderEliminar
  8. Noa un relato que vas sosteniendo la tensión hasta el desenlace final, en el que das un vuelco y dejas al lector pensando en esa desconexión. Me gustó leerte y me alegra que te animaras a compartir con nosotros "jueveros" tu historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La soledad no ha hecho mella en mi y tampoco tengo días malos, para mi todo es un juego y en tal sentido sigo sus reglas.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    Cada vez te superas.
    Me ha gustado un montón.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! ¿Cómo estás? Vine a conocer tu sitio luego de que me dejaras un comentario, y es muy lindo así que ya te sigo :)
    Me encanta tu relato, ¡escribes muy bien! Me intriga mucho la vida de la protagonista, ha de ser duro estar en su lugar. Especialmente teniendo en cuenta que está entre vicios y fantasmas de la mente que te persiguen a todos lados. Y sola. Respecto a esto último, me ha encantado la frase que pusiste: "Algunos ignorantes creen que si la soledad te incomoda, es que aún no te conoces; pero yo conozco hasta lo más peligroso que hay en mí". Aunque opino que la soledad puede incomodarte -a la vez que dolerte, acorralarte, golpearte y seducirte- pero también hacerla parte de vos mismo tanto que sientas que es eso lo que mereces, o a lo que estás destinado. Suena fatal, pero es otro punto de vista.
    No es que yo lo crea, suelo ser más positiva, pero conozco personas que les cuesta mucho salir de ese mundo oscuro...Por eso me encantó tu relato.
    Besotes. Nos leemos♥

    ResponderEliminar
  12. Muy buen relato,muy crudo,pero,gracias al toque tuyo,se hace más llevadero..

    ResponderEliminar
  13. En tu relato la soledad es algo que no te gusta , que te agobia pero a la vez necesitas salir de ella y recurres al tlf para llamar a un familiar en este caso , me sorprende que tus dos niños no sean suficiente para hacerte feliz , y sentirte acompañada , pero quizás hay momentos que echas de menos una voz amiga y un tacto humano , aunque él de ellos se mucho , pero mucho más sincero .
    Un abrazo mi querida Noa.

    ResponderEliminar
  14. Buen relato, a veces así es la soledad que se le va a hacer

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  15. No me gusta nada la soledad.
    ¿Sabes que me pasa cuando entro a tu blog? Que como tienes las entradas tan seguidas, no se cuál es la última. Soy un desastre, ja ja ja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. No me gusta nada la soledad.
    ¿Sabes que me pasa cuando entro a tu blog? Que como tienes las entradas tan seguidas, no se cuál es la última. Soy un desastre, ja ja ja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La soledad, a veces puede ser nuestra mejor amiga y otras convertirse en nuestra peor enemiga...Una fantástica entrada...besotes!

    ResponderEliminar
  18. Noa, gracias por tu visita...La protagonista de tu historia, parece conocer hasta el lugar más recóndito de su ser y lucha por superarse...Se enfrenta a su soledad con valentía y eso es lo importante...Unas veces será mejor y otras peor, pero la soledad nos puede elevar al cielo o al borde del abismo, todo depende de la serenidad y el equilibrio emocional de cada cual.
    Mi felicitación y mi abrazo por tus buenas letras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  19. Angustiosa soledad, parece que con alivio al final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Qué mala es la soledad cuando no es perseguida... Qué bien lo has plasmado! Esa sensación de angustia, de desesperación...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. La soledad no debe ser sufrida, cuando se empieza a sentir que es un agobio más que una necesidad es hora de buscar ayuda. Un relato muy bueno, de principio a fin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muy buen relato que he seguido de principio a fin con gran interés y que da en qué pensar.

    ResponderEliminar
  23. Hola. socialmente nos dicen que siempre debemos estar acompañados, pero sería muy bello que aprendieramos a estar solos. Excelente relato. Saludos

    ResponderEliminar
  24. ¡Buenas noches!

    Vengo a conocer tu rincón ; gracias por tus buenos deseos, lo mismo te deseo para ti.

    -Un relato que no deja indiferente.En una sociedad que cada vez somos más egoístas es normal que el trabajo, la bebida, llenen esos espacios y al final por mucho que queramos negarlo siempre se busca un hombro, donde poder apoyar tanta incertidumbre;como el caso del protagonista que busca su desconexión aunque sea a traves del teléfono.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Qué bien has descrito el relato sobre la soledad y como yo la entiendo,sé que es un motivo de ansiedad,del que parece no vas a levantarte.
    Me sonrío ahora porque el perro,GOLFO, se llama como el de mi hija.
    Besucos

    ResponderEliminar
  26. Me vuelves recuerdos que creí olvidados, excelente relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola! triste llegar a ese momento en que la soledad te pesa de esa manera que tú mismo te conviertes en tu propio enemigo. Precioso el relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. "... mi voz interior era más fuerte". Todo lo que esconden esas palabras y como se han plasmado en el texto... Todavía sigo teniendo la piel de gallina. Es curioso el poder que pueden tener las palabras. Sin duda un texto con mucho potencial ^-^

    ¡SE MUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 😊😊💞!

    ResponderEliminar
  29. Termina la jornada laboral y vuelve diariamente al abismo de su soledad, sin más compañía que la indeseada de una lata y su contenido. Entregarse a la bebida para mitigar los devastadores efectos de ese reducido universo donde ni los perros son compañía suficiente. Una momentánea desconexión de ese ambiente opresivo en forma de breve llamada telefónica y luego vuelta a hundirse entre temblores.
    Me ha gustado como has mantenido la tensión del relato de principio a fin.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Wow, qué relato, estremecedor. Inundado de tristeza pero con ese atisbo de esperanza, de querer salir de esa rutina. Genial.
    Besos!

    ResponderEliminar
  31. ¡Hola preciosa!

    Menudo título más intenso le has puesto, ¿y lo mucho que me encanta? Muchísimo. Ayer no te comenté al final porque las actualizaciones del ordenador son LO PEOR y no me da la vida escribir a las 4 de la mañana, que es cuando acabó. Así que aquí estoy para comentarte, preciosota.

    La mejor personita que nos puede recibir tras un duro día es un animal, sin duda. Ni todo el amor de tu familia reunido puede mostrar todo el que te aporta una mascota cuando entras por la puerta de casa. A mí me da la vida ir a casa de mi novio, porque Mati, nuestra mascota (y digo nuestra porque la quiero como si de mi hermana se tratase), me recibe siempre dando saltos y parece decir “agáchate y achúchame contra ti”, porque se calma cuando la toco, te lo juro. ¡Es un amor! *Esto era un inciso que me apetecía contarte.

    Cómo te conozco, pequeña, sé que esto no es un simple escrito, es algo que estás compartiendo con nosotros y que has sacado de tu alma, un alma tan limpia y pura que te hace ser tan sumamente maravillosa, en serio. Yo ya te digo que tengo poco que decir al respecto, pero tú eres el escape a cualquier cosa que pueda desembocar el apocalipsis, porque tú, sí tú, Noa, eres genial. Créetelo, porque puedes, porque debes. Tu familia y sobre todo tu tío estoy segura de que la admiración que sienten por ti es inmensa.
    Un beso de la loquilla de Mari 

    ResponderEliminar
  32. Hola, Noah
    me ha gustado mucho como tus anteriores relatos, sigue asi porque son muy lindos y profundos
    besos

    ResponderEliminar
  33. Mi niña, he leído detenidamente tu relato juevero y no sé si habré entendido bien, ya sabes, Kasioles se dedica a sus pucheros y poco más, pero he creído ver en tus letras algo más que complementa ese relato y la soledad se ve asociada a la ansiedad y la forma de aplacarla.
    ¿Acaso he interpretado mal esa cerveza?
    Cariños en el corazón, te felicito por el relato.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  34. La mente es un laberinto que alguna vez nos hace perdernos… Pero supongo que siempre, o al menos casi siempre, se ilumina de alguna manera esa luz intermitente que nos avisa, y nos arranca de ese estado de hibernación, desde esa rutina que nos perjudica…

    Profundo y buen texto, que incita a la reflexión…

    Me ha gustado sentir entre tus letras, Noa… Quiero darte las gracias por tu visita y tus palabras en mi blog, y decirte que con tu permiso, por aquí me quedo… :-)

    Bsoss y feliz finde!

    ResponderEliminar
  35. Creo que la protagonista está tan sola, que desearía que pasara lo del gift.
    al menos alguien le atiende el telefono, cuando llama.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Cuando la soledad te agarra y no te suelta... Un buen relato!

    Gracias por tu visita, besos

    ResponderEliminar
  37. La soledad no deseada qué mala es...
    Bien dibujado,Noa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Uff!me has arrastrado a abismos que creia ya olvidados, a esa soledad que querrias evitar y no puedes. A diferencia de tu protagonista yo me siento más wue acompańada con mis tres gatos, no hay soledad posible con ellos. Muy bien narrado, besos.

    ResponderEliminar
  39. Me parece muy acertado y original lo de la "dosis de desconexión". El ser humano necesita del otro en lo más hondo, es irremediable.
    Triste, y muy personal relato.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  40. ¡Hola!
    Uff, me ha encantado el relato y la forma en la que escribes.
    Un gusto haberme quedado por aquí ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. La soledad no deseada puede llevarte a veces a adicciones para tratar de mitigarla.Los animales pueden hacer mucha compañía,aunque en este caso parece que no bastaba.
    Un beso

    ResponderEliminar
  42. La soledad no deseada tiene que ser algo terrible.
    Hasta tal punto que deseas que te lleven los demonios...
    Da gusto leerte, linda escritora bloguera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  43. A veces la soledad es tan grande y insoportable que se recurre a lo primero que se tiene entre las manos, como una cerveza, que se puede convertir en una peligrosa amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Hola Noa!!
    Cada vez que vengo por aquí y te leo, me dejas alucinada con la capacidad que tienes de contar tanto en tan poco espacio, de verdad que me dejas asombrada.
    Me ha gustado mucho el relato porque es real como la vida misma y es algo que le sucede a mucha gente. Una pena que la mayoría mire para otro lado!!
    Besos guapa :33

    ResponderEliminar
  45. Hola Noa,
    Gracias por pasarte por mi blog, te devuelvo la visita y por aquí me quedo.
    Me ha gustado mucho tu relato, escribes muy bien y transmites lo que plasmas en palabras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  46. Una soledad de forma repentina o no deseada,
    no es facil de llevar, conlleva cierta amargura
    segùn el relato, que muy bien has elaborado, y
    que bien da lugar a muchos matices y opiniones.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  47. Hola!
    Yo padezco de ansiedad y es agotador. Me ha encantado lo que has escrito. Siempre es bueno tener vías de escape y desconexión!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  48. ¡Hola!
    Me ha dejado con un mal sabor de boca tu relato. No es que no me guste, es que me ha hecho sentir mucho. Muchas gracias
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  49. me ha encantado la intriga del relato!!besos

    ResponderEliminar
  50. Uuffff Noa, que puedo decirte? La verdad es que el relato me estremecio muchisimo.
    Esta parte es la mas fuerte "Algunos ignorantes creen que si la soledad te incomoda, es que aún no te conoces; pero yo conozco hasta lo más peligroso que hay en mí. Qué sabrán ellos de mi lucha."
    Me encanta tu blog porque siempre me encuentro con cosas que me sacuden el alma!!
    Un besazo bonita

    ResponderEliminar
  51. Solo la persona que ha sentido o siente esa soledad, puede entender tu relato, en ese estado la solución es una persona que sea capaz de sacarte de ese pozo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Hola Noa, como dijo el poeta, la soledad siempre llama a la soledad..
    Gracias bella, pasa buena tarde, besazos.

    ResponderEliminar
  53. mierdosa soledad! narrada exactamente como es.
    y no siempre se logran conexiones.

    saludos!

    ResponderEliminar
  54. Que mala pude llegar a ser la soledad
    Bonito relato
    vaya mal rollo el gif

    ResponderEliminar
  55. La soledad es una bendición,un regalo...pocos saben valorarla

    Paz&Cariño

    Isaac

    ResponderEliminar
  56. Un maravilloso texto que invita a la ensoñación...

    Salud.

    ResponderEliminar