Una noche familiar entre desconocidos.

Lo que hay detrás de la barra en el Black Note de Valencia.

Estoy muy feliz y vengo con muchísimas ganas de expresar lo que viví anoche. Sé que a muchas personas les puede parecer una exageración todo lo que vaya a decir pero, yo no sé sentir sin entusiasmo cuándo hay algo que me toca.

Creo que anoche me sentí muy abrazada y ''recordé'' lo que siento cuándo la música te puede envolver. Ha pasado ya casi un año desde que mi vida dio un giro y todo lo que creí familiar o conocido se ha convertido en mi pasado, pero... y éste 'pero' viene con mucho acento, anoche recordé mi refugio de niña; esa pequeña piña que formé en mi mente, la que me empujaba a ser, a hacer y alegrarme por todas las cosas buenas que conseguían las personas. Aquello que me llenaba de ilusión de querer lograr todo lo que deseaba.

Alejandro Parreño (Voz), David Lozano y Carlos Gómez (Guitarristas y voces)
- Cover House -
El concepto de la fama siempre me ha parecido un tema tabú demasiado utópico. Anoche, cuándo fui a ver cantar a Alejandro Parreño y vi en una esquina del antro a Verónica Romero, le dije a Álex mi pareja: ''¡Ostras es Verónica! No sabía que iba a estar aquí, qué ilusión...'' a lo que me contestó: ''¡Pues acércate a ella y pídele una foto!"

Lo normal que es que se haga, que te acerques a las personas que son conocidas y te hagas una foto con ellas, pero empatizo muchísimo y eso impidió que lo hiciese. Ella después de todo no me conoce; y aunque seguro que se hubiese sentido halagada, a la vez debe de ser frustrante después no recordar a quién te pidió dicha foto. En el fondo me apetecía más acercarme y pedirle hablar un rato, para escucharla, conocer cómo se estaba sintiendo porque creo que eso es más importante que una foto. Estaba en su salsa, con sus amigos, su punto zen, su zona de confort y creí que dejarla disfrutar en paz era casi que un regalo.

Admiro lo que han conseguido, cuánto trabajan, me alegra saber en quienes se han convertido; pero yo sólo era una niña más de 8 años que estaba delante de la TV viendo cómo intentaban 16 personas conseguir sus sueños. Repito, vi ''personas'' humanas. Son personas con el talento de hacer felices a otro montoncito más y eso es lo que he guardado de ésta noche en mi alma; el presente que presencié, la gratitud que sentí, la emoción de sentirnos vivos.

Es muy posible que el hecho de estar viviendo en Valencia y no haber conocido a mucha gente todavía, tener esa sensación de estar apartada de todo lo que fuí, no conocer la mitad de lugares... . Con lo familiar que siempre he sido me ha costado mucho aceptar ésto, puede que por eso esté tan intensa. Me sentí muy cobijada en el Black Note y... disfruté lo que no he disfrutado desde hace mucho.

Gracias a todos esos desconocidos que presenciaron ese momento, gracias a las costureras de Alejandro Parreño que me trataron como a una hijita, logrando enternecerme. Y gracias (ya van dos entradas seguidas poniéndome así de ñoña) a todos vosotros, los que me leéis, escribís e-mail's... . Os estáis convirtiendo en uno de los motivos más grandes por los que moverme, mi motor.

Cover House- Space Oddity (David Bowie)
Aquí tenéis un pedacito de la noche.



Noa

19 comentarios:

  1. Hola Noa , te conozco como aquel que dice nada , pero solo por tus letras decanto que eres un ser especial , y solo tengo que decirte , bueno darte un achuchón , y que sigas por el resto de tus días así de ñoña muakkkkkkkk( es siempre muy lindo estar rodeado de personas que nos quieran) y el recordar a veces nos da vitalidad para seguir viendo la vida ........feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Qué entrada tan bonita!! A veces entre desconocidos podemos sentirnos como en casa. Los blogs son una sólida prueba de ello.
    A mí también me da palo acercarme a los famosos. No lo he hecho nunca.

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. querida en el tren no hay sillas
    hay asientos
    me da pena que mi texto no te deje expresar chau

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito leerte! De verdad, es que tu emoción me da mucha felicidad. ¡Qué bueno que hayas sentido todo eso! ¡A por muchas noches más así!
    Un beso grande :)

    Samy

    ResponderEliminar
  5. Que bonito compartir tu alegría, me ha encantado estar tan cerca de ti. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
  6. Hola preciosa!
    Me alegro mucho que pasaras una noche genial y me encanta que te pongas ñoña. Mil besotes

    ResponderEliminar
  7. Las pequeñas cosas son las que cuentan. Buena versión de Bowie.

    Dulces besos Ainoa.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito y qué familiar me suena lo que explicas, como si lo hubiera sentido en algún momento. Qué facilidad para transmitir sentimientos, qué noña me estoy poniendo yo también, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Noa, cuando una persona habla de lo que siente, lo que está haciendo es abrir el refugio de su memoria...
    Gracias por compartirlo..
    Buen día, besazos.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta la maravilla que acabas de compartir. La verdad es que Alejandro siempre fue uno de mis favoritos en la academía y saber que ahora se dedica a lo que más le gusta, potenciando su voz con canciones con las que de verdad se siente agusto ¡ME ENCANTA! Además ese habiente al que nos has teletransportado en tus palabras simplemente me parece mágico ^-^

    ¡SE MUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ ������!

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Noa, preciosa!

    Me ha gustado mucho leer tu entrada, he disfrutado mucho recibiendo todos esos sentimientos que has ido canalizando y enviando a través de cada palabra.
    La verdad es que yo también suelo empatizar, a veces demasiado... supongo que habrá algún momento en el que tenga que controlarme porque realmente me traspasan las emociones de los demás, así que te entiendo.

    Me parece que en una situación similar yo hubiera hecho lo mismo, una foto con una persona admirada está bien para el recuerdo, para enseñarla, pero lo que se quedará realmente dentro de ti es el contacto, un abrazo, un par de besos, un intercambio de palabras, eso se quedará mucho más dentro que cualquier foto. Y si tu decisión fue simplemente compartir un buen rato con ella ¡Más que estupendo! Es algo precioso.

    Cuando nuestras vidas dan giros tan grandes, a veces, de repente, te ves envuelta en ciertas soluciones que sacan algo desconocido de ti. Cosas que no te hubieras parado a pensar si la rueda de tu vida hubiera seguido girando exactamente igual que hace unos años. Eso te enriquece como persona, tenlo por seguro.

    ¡Un millón de besos preciosa!

    ResponderEliminar
  12. Hola Noa!

    Me alegro muhco por tu noche, son momentos que viene como regalos en nuestras vidas y cuando vienen hay que aprovecharlos mucho, y valorarlos. Gracias por compartir tus alegrias con nosotros.

    besos

    ResponderEliminar
  13. De esos momentos nos alimentamos, Noa. Que nunca falte ese azúcar en tu vida.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  14. Una maravillosa Noche disfrutando de estos artistas que han dejado huella en tu interior.
    Creo que hiciste bien no ir donde Verónica para pedirle una foto o un autógrafo y, de esta forma, ella vivió intensa y serenamente ese momento.
    Vengo de blog de Recomenzar y me ha gustado mucho tu rincón, por lo cual, si no te importa, desde este momento te sigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Cómo me alegra tu emoción, preciosa Noa.

    Un placer que compartas con nosotros tus gratos momentos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Lo explicas con tanta dulzura que es imposible no dejar de creer en conceptos como la familia.
    Llevas razón en tu reflexión. Enhorabuena por escribir tan dulce.

    Atentamente,
    Un diario personal más.

    ResponderEliminar
  17. Hola Noa, me alegra muchísimo que disfrutaras una noche especial, te lo mereces. Nosotras estamos aquí para recibir todas las ñoñerías que nos quieras contar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Un placer volver a leerte y sobre todo saberte bien. A disfrutar la vida entonces...

    ResponderEliminar
  19. De puritita casualidad me he sentido de lo más identificado con esta entrada: hace un año aprox yo también perdí muchas cosas que consideraba cercanas y familiares y ademá anoche estuve en un concierto que también hizo que la música me envolviera del todo. Solo que yo al final sí que me hice una foto con uno del grupo, vaya. Distintos finales para historias parecidas.

    ResponderEliminar