Tengo la necesidad de escribirte, querida yo del pasado.

Soy tú, es decir yo, claro. Te estoy escribiendo con 23 años, y tienes una pareja. Es un chico que será un amor contigo, y... aunque tenga pinta de vampiro, se lo currará para estar a tu lado; te está picando la curiosidad eh... .
Bueno, no te asustes porque no estás casada, tranquila... sigues siendo fiel a esa promesa que hiciste delante de una cámara y con muchas personas delante, a los 9 años, ¿te acuerdas?
''Ésta será la última vez que me vestiré de blanco'', dijiste. Y todos se reían de ti, porque pensaban que eras demasiado pequeña para decir ''nunca''. Qué incrédulos. Esa decisión sigue estando fija en nosotras, y tus razones, siguen siendo mis razones.
Eso sí, no siempre vas a poder ser fiel a todos tus principios, lo siento. Habrán momentos en los que tendrás que decidir por ti misma, salvar tu vida.
Sé que nuestra tía una vez nos dijo: ''Ya te harás mayor ya... y te irás lejos con algún chico''. Y tú asustadísima respondiste: ''Eso nunca va a pasar, yo estaré siempre contigo''.
Sí estarás lejos, sí estarás con un chico, sí te has hecho mayor y además, tu tía es adivina. Pero te puedo asegurar, que si no has estado con ella para siempre, es porque tú has tenido que ser más fuerte de lo que crees. Agradecerás que ella tenga una hija, que por cierto, te va a querer con obsesión.
Sé que siempre pensaste que su futura hija tendría suerte, y hasta deseaste ser ella. Acertaste, pero eres feliz sabiendo que es una gran madre, para esa prima que querías que tuviese tanto.
Hay varias, muchas cosas que quiero escribirte, y que creo que son importantes.
La primera es que eres buena, muy buena y... no estás tan loca. Más bien estás rodeada de personas que han sufrido, y que tampoco están tan locos... sólo se hacen un poco de daño.
Vale, vale, a veces se hacen mucho daño y, eso te afectará a ti.
Mantuviste una vez una relación muy tóxica, pensaste que hacías lo correcto, y te veías capaz de hacer cualquier cosa para que esa persona se sintiese bien. Aguantaste cosas que no querías.
También soportaste que manejasen tu vida y, todo porque sé que te cuesta decir que no. Y bueno, por decir que ''no'' tampoco pudiste solucionar mucho, al menos al principio.
Con los años, tus ''no'' terminarán en acciones, y tengo que agradecerte eso, porque has demostrado muchas veces tu valentía y has de saber, que aprenderás a saber quién te manipula y quién no; a veces te darás cuenta de que te están manipulando, pero tú, cabezona, seguirás sonriendo como si nada.
Tendrás una gran lista de intentos fallidos en relaciones, es decir, que te convertirás en una experta a lo Phoebe Halliwell.
Sé que es algo que que nunca te hubiese gustado que ocurriese, tú querías que sólo apareciese un hombre en tu vida y ese fuese el primero, además del último. Pero hubiese sido un desastre créeme; te estancarías, y tú serás una constante evolución... Sabrás cambiar y frenar las cosas que no funcionarán. Ganarás mucha confianza en ti misma, y desafiarás constantemente a tu intuición.
Eres incansablemente fuerte. Siempre supiste que tenías un carácter algo complicado, pero lo que no conoces todavía es la fortaleza de tu voluntad. También te dará por reírte cuándo te hacen daño, porque descubrirás que tu propia risa te curará y las sombras terminarán disipándose gracias a saber mantener tu luz.
Por cierto, terminarás siendo una insegura de boca, mie-di-ca. Pero tranquila, que estoy en ese proceso de volver a sentir tu loca seguridad, ya que por suerte la seguridad en mi entorno sí que se está reflejando.
Ah, eso sí, te has equivocado. Uy, sí, sí, muchas veces... y con personas que eran muy buenas contigo. Tendrás una faceta en la que rechazarás el amor de todo el mundo y hasta de ti misma. Demasiada negatividad te colapsó, y sabrás por qué. Llegaste a tu límite y dejaste de creer. También dejaste de querer y dejarás a personas que pudieron ser un gran apoyo para ti. Cuándo te des cuenta, cuándo despiertes todos los sentimientos que escondiste, puede que alguna que otra persona te diga que ya es tarde para demostrarlos; no te preocupes, nunca es tarde para el amor y eso es algo más que acumularás en tus reflexiones que hacen que soluciones todo.
Sufrirás decepciones un poco... . Miento, en verdad son muchas. No por personas extrañas, que también, sino por mamá y papá. No van a estar ahí para ti.
No, no estarán en tu orla, no estarán en tus mini-conciertos y hasta hoy siguen ignorando que escribes actualmente y te ganas la vida en cierto modo como soñabas hacerlo. Sí, no creían en ti, pero tú has creído tanto en lo que eres capaz que... lo has conseguido; haces lo que te gusta. Y te felicito. Felicito que hayas sabido aplaudirte tú sola mientras que el teléfono incomunicaba.
Sé que te sentirás triste, te sentirás muy triste porque no comprenderás tanta indiferencia. Te esforzarás por entenderla. Tampoco comprenderás qué haces mal para que no te quieran en sus vidas, y que sí prefieran en cambio darles amor a personas que constantemente se quejarán de ellos. Lo que te decía... ese daño que se hacen y te rebota siempre. Tranquila, también sabrás levantarte de ésto, y eso que es el palo más duro.
¡Ah sí...! Te darán una alegría. Tendrás una hermana, y es clavadita a ti en su interior. Seréis como una persona, un torbellino. Y te divertirá mucho leerle historias. Cree que eres la más lista del mundo y tú crees que ella será más lista que tú. Su sonrisa la echarás de menos... todos los días, y sí, se convertirá en tu sentido rotativo. La disfrutarás, mucho, pero no te puedo asegurar que eso pase en un futuro.
Quiero que sepas que te acepto, que te comprendo y te perdono.
A veces tienes un cerebro racional, como todo el mundo, y éste te suele decir lo que es civilizado. Pero tu querido corazón que actúa en constantes impulsos, tu pequeño maestro, tendrá ventaja en saber que lo que tu cerebro dice, no es precisamente lo que te hará sentir bien.
Gracias por salir de muchas situaciones a tiempo. Gracias por abrir los ojos, gracias, gracias y gracias por preferir elegir una vida sana para ti, y salir, aunque fuese tropezando del laberinto de las zancadillas. Gracias por ser tan empática, gracias por ser tan poco influenciable, por enseñarme todavía a día de hoy que tu luz era el único camino que debía seguir y así sentirme tan afortunada de haber sido tú; de estar siendo yo.
Gracias a ti, porque sin ti hoy no existiría. Y ante todo, que sepas que eres mi pequeña Diosa, la pequeña doncella y creadora que siempre querré y tú querrás que siga viviendo hoy.
Firmado: Tu ''Yo'', presente.


Escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo

Noa

14 comentarios:

  1. Buena conversación... Todo un placer leerte.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Eso es conocerse, cuando tu Yo personal e intransferible tiene todo tan claro. Eres muy original y creativa Ainoa.

    Dulces besos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Qué valiente eres, Noa! desnudarte así, no ante tí misma, que también, sino ante el mundo entero. Toda mi admiración.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Bonito relato...
    gracias por tu visita , ha sido un placer conocerte ...
    feliz fin de semana
    besos

    ResponderEliminar
  5. Yo ya te lo leía ayer en feedly, se ve que lo borraste y lo guardaste pero allí queda. Y me encantó, chapeau, pedazo de persona.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Cuanto tiempo...!
    me alegro de leerte de nuevo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este relato, es como una especie de reflexión interna, la verdad es que lo has plateado genial, me ha gustado mucho.

    Un beso de lo más grande, preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Eso sí que es decirse las cosas claras a una misma y sin anestesia.
    Te felicito por tu hermanamiento contigo misma.

    Mil besitos, Noa.

    ResponderEliminar
  9. Vaya... realmente embelesada leyendo este texto. Al principio me recelé de qué podía tratar pero conforme iba leyendo (y sobre todo cuando llegué al final) de verdad que lo que pensé fue "Vaya...". Estaba un poco impactada ciertamente.
    Realmente ha sido como disfrutar de una buena conversación y una deliciosa olor a café recién molido a mi lado, agradecerse a uno mismo es de las cosas más sanas y buenas que puedes hacer por tu cuerpo.
    Un beso, me alegro mucho de haber encontrado tu blog :)

    ResponderEliminar
  10. Todos fallamos para llegar a ser mejores. Es lo que tiene la vida. Por cierto, este texto me ha recordado a un anime llamado Orange, que se ha lanzado este verano. Trata de una chica que recibe una carta de su yo futuro para que cambie ciertas acciones de las que se ha arrepentido. Quizás no te importe, pero me ha parecido interesante, al igual que esta entrada. :D

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado ami tambien me gustaria hacer una carta a mi yo!!besos

    ResponderEliminar