La vela negra.

  Ella leía muchos libros últimamente donde las letras dejaban asomar la importancia de los colores.
  Que si el rojo atrae el amor, el verde la prosperidad, el azul tenía que ver con la comunicación, el violeta aumentaría la receptividad del tercer ojo y su memoria... .
Se pasaba el día leyendo todas esas pequeñas cosas que espiritualmente podrían hacer por nosotros un regalo; eran infinitas las posibilidades. Y con los horóscopos, os cuento lo divertido que le parecía tener que adivinar de cada cara, a cuál pertenecería. Últimamente acertaba, y además, los gatos no hacían más que perseguirla; por lo que llegaba a sospechar que querían sólo protegerla.

Una noche, como tantas otras, antes de tener que conciliar el sueño encendió incienso de lavanda y, cuándo estaba dispuesta a encender una vela blanca, se dio cuenta de que sólo le quedaban negras.
Pensó que tal vez todos esos libros exageraban sobre los colores y que una vela negra no tiene por qué hacerle daño. La encendió y se dejó caer en su blando colchón.

No sabe aún por qué se sentía tan desequilibrada, con nudo en el estómago incluido. Vaya inquietud, ¿quién le observaba?... . Comenzó a experimentar el miedo a pesar de tener una luz encendida.
Pasó una hora, dos horas... pasaron tres, y el reloj apuntaba ser las 3:00 am; esa hora le parecía la más incómoda de la noche. Y entonces, decidida terminó por levantarse, se acercó a la vela negra y sopló.

Todo su cuerpo se tranquilizó en la oscuridad, y comprendió... que no todo lo que brilla, puede brillar para hacer un bien. Eso, o se estaba volviendo paranoica.




Texto escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo

Noa

44 comentarios:

  1. Creo más bien en la segunda opción. La autosugestión puede ser algo muy poderoso. Aunque cosas raras siempre se han visto y se verán. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, ¡no hay que sugestionarse!

      Un besote preciosa, ten un feliz Martes :)

      Eliminar
  2. Hola guapa!
    Genial mi niña, me encanta leer lo que escribes. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste <3 Muchos muchos besos :)

      Eliminar
  3. Creo que me ha angustiado a mi también al leerlo, jejeje. La verdad es que la sugestión a algunas personas les puede afectar mucho. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Esa era un poco la idea (bueno, no tanto, tampoco pretendía ahogar a nadie).

      Y sí, es bastante malillo eso. ¡Muchos besos para ti también!

      Eliminar
  4. me ha tranquilizado cuando se ha levantado y ha apagado la vela, jjajaja! me ha gustado mucho!!!
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja La pobre, que mal rato ha pasado eh. <3

      ¡Muchos besos amor!

      Eliminar
  5. Vaya, ahora cada vez que encienda una vela me acordaré de tí, jajaja. Muy chulo.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No serás la primera. Soy la loca de las velas nocturnas.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  6. Ufffff, las velas negras me dan mucha grima, de ahí que no tenga ninguna en casa, jeje. Bonito relato, como siempre. Besos

    ResponderEliminar
  7. Siempre hay que tener cuidado incluso con las cosas que brillan.
    Hola si no te importa me quedo por aqui.
    Besotessssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí y no, ¡depende! Y claro que puedes quedarte, ¡eres bien recibido!

      Eliminar
  8. A veces puede suceder que la oscuridad transmite quietud y la luz todo lo contrario, Noa.

    Me encantó tu entrada.

    Un beso bien grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo. Pero la oscuridad a mí me da tranquilidad en raras ocasiones.

      Otro enorme beso para ti.

      Eliminar
  9. Hola
    Estupendas las palabras, muy interesante.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mis palabras te parezcan de algún modo interesantes.

      Besos

      Eliminar
  10. La sugestión juega su papel, también es cierto que las energías tienen su importancia. Buen texto, con su cuota de misterio.

    Dulces besos Ainoa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Yo creo bastante en las energías y en cómo nos pueden afectar.

      Un beso Dulce.

      Eliminar
  11. Me ha dado miedo. Con las velas negras no se juega. Yo creo que estaba paranoica. Muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja No intentaba jugar, sólo suplantar las velas que no tenía por las negras. Pero le salió algo mal.

      Bueno vale, eso también puede ser un sinónimo de juego.

      Besos cariño :)

      Eliminar
  12. Me has llenado de inquietud.
    Que bien lo haces eh...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jiji. Pues porque no me he puesto aún a hacer un relato de terror... .
      Quizá éste lo parece, pero nop.

      Abrazos Torito.

      Eliminar
  13. Qué buen relato! Corto,conciso dinámico! me encantó la manera en que vas narrando cada etapa! Y el final,no podía ser otro.. Me gustó muchísimo! (por cierto,me pasas los dos relatos que dices que tienes publicados?) besotes linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Lunita!

      Sí, claro que sí. Me pondré en contacto contigo para decirte y hablarte de las Antologías en las que quedé seleccionada. Una de ellas, que es de Terror aún está para editar, pero te podré mostrar la de erotismo.

      Un beso cielo

      Eliminar
  14. Hola, como siempre es un placer leerte, tienes mucho talento. Un beso y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flor... :). Encantada de parecerte tan talentosa.

      Nos leemos.

      Eliminar
  15. Hola! Me ha encantado el relato de hoy, enhorabuena por él :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Me encanta leerte..
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy casualmente a mí también me gusta leerte a ti! :3

      Eliminar
  17. Qué bueno, aunque yo prefiero el calor de una vela aunque sea negra, que el frío de no poder encenderla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces no queda más remedio en invierno, pero... ¿cómo sabemos si esa chica pasaba frío?

      Eliminar
  18. Hola Noa!
    Me dejas impresionada con las cosas que escribes. Me gusta un montón!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jolín muchas gracias! Espero dar esas espectativas siempre.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  19. Hola Noa gracias por tu amable comentario, me alegra que te gusten mis recetas. A mi también me gusta mucho como escribes, sigue así que tu imaginación no tiene límites.
    Un besito enorme y feliz verano.

    ResponderEliminar
  20. Muy bonito el relato. Las velas y yo no nos llevamos, sean negras o multicolores, así que espero no verme en esa situación. ;)


    Besinos

    ResponderEliminar
  21. Pero si las velas es símbolo de amor limpio. Da igual el color.
    Imagínate, tú y tu pareja, con velas de por medio... No importa el color, en absoluto. :)

    ¡UN SALUDO!
    www.undiariopersonalmas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Muy bonito el relato, a mi me encantan las velas y tengo una negra preciosa pero me da cosa encenderla jaja
    un beso^^

    ResponderEliminar
  23. Bonito cuento, me encantan las velas y no creo en la influencia del color, algo de paranoia si que tenía.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Me encanta, ¡pero tampoco sé si encender una vela para dormir es muy seguro! :P

    ResponderEliminar