Imagen disparadora.

Mira, está ahí. Lleva años esperando un cálido abrazo. ¿No la consigues ver?
Su enérgica mano roza el cristal, su rostro está pálido como su esperanza... . ¿Seguro que no tiene esperanza? Si no la tiene, entonces no existiría ningún motivo que la aferrase a una pérdida. 

Tal vez la pena es quién le ata ahí y no le deja jugar. Puede que le castigue, puede que se castigue, oh no... ¿y su voluntad? Debe de encontrarla, dime cómo puedo ayudarla para que la encuentre.

Su misterio... es su pena. Y sólo miran, sólo miran... .


Texto escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo
Participación al ''Relato juevenero'' convocado por: María José Moreno

Noa

26 comentarios:

  1. Luz en las tinieblas, tu aporte es magnifico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Solo miran... Qué bonito!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Como todos lo hacemos tantas veces ante lo ajeno, sólo miramos pudiendo hacer algo más. Muy buen texto Ainoa.

    Dulces besitos.

    ResponderEliminar
  4. Hay lugares donde pueden reconocerse voces o gritos, donde no existe luz sino oscuridad.

    Como dice Dulce, muy buen texto.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Pasando por aquí, no solo se puede mirar, es obligación admirar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Encontrala solo depende de uno mismo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ainoa, te he enlazado en el listado de blog. Me ha gustado tu relato que mucho tiene que ver con el mío. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
  8. "Su misterio es su pena..." es más que una simple frase.

    Mil besitos, Noa.

    ResponderEliminar
  9. Contás mucho en pocas palabras.
    Y he notado que el tema de la soledad ha estado presente en los relatos de este jueves.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Contás mucho en pocas palabras.
    Y he notado que el tema de la soledad ha estado presente en los relatos de este jueves.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito, Noa, gracias por compartirlo.
    un beso

    ResponderEliminar
  12. oh qué precioso! Una ventana abierta a la imaginación! Me ha encantado el texto,tan sugerente!

    ResponderEliminar
  13. Precioso, pero también he leído el otro, el que has borrado, y te felicito por tu carácter. Eres un pedazo de persona.
    Besos, Noa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celia jaja. Lo he borrado porque, bueno, si lo has leído te habrás dado cuenta que tras subir el texto había unos espacios de sangría que no sé de dónde habrán aparecido.
      Volveré a intentar subirlo, a ver si no sucede lo mismo.

      Gracias amor por decirme algo así.
      Yo ayer me quedé a medias leyendo tu relato, por eso aún no he respondido a todos, no me suele gustar dejar las cosas a medias. Y si respondo, quiero estar al 100%.
      También tengo tu libro empezado, y lo mismo. No hay manera ni de poder estar terminando a Toñi Hill, y mira que las páginas que me quedan tan risa... .

      Un gran, pero gran abrazo. Gracias.

      Eliminar
    2. Entre "Toñi" y el tan, se nota que me acabo de despertar, ¿no?

      Eliminar
    3. :) No te preocupes, tómate las cosas con calma, yo también voy de cráneo. Besos, guapa.

      Eliminar
  14. Ojala puede encontrar el camino de la esperanza y la guie hacia afuera. La pena tiene ataduras muy fuertes

    Un relato que trasmite sentimientos mas esperanzadores que de ahogo.
    Beso

    ResponderEliminar
  15. Estupendo texto que me ha encantado paladear. Un abrazo juevero
    =D

    ResponderEliminar
  16. Un tanto enigmático pero muy bello. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  17. Horrible...estar atada a una pena...es lo que se llama penar, vivir toda la eternidad cargando con un dolor..una espera...Debe ser horrible vivir esperando un abrazo..una muestra de cariño...
    Como bien han comentado, dices demasiado en pocas letras...besos

    ResponderEliminar
  18. El la pena la cadena que la ata a ese vagar de siglos....precioso.
    un beso

    ResponderEliminar
  19. Poco se puede hacer desde la calle salvo mirar. Tal vez alguna de esas miradas lleven deseos de ayudar a mitigar esa pena. La ventana es la frontera entre dos mundos y de uno u otro lado. Se hace necesario que alguien rompa esa barrera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La nostalgia vestida de esperanza, pasa el tiempo y allí esta ella, esperando ser encontrada y volver a la vida.
    Hermoso amiga.
    Linda página.
    Abrazos.

    ResponderEliminar