No sé, no sé, no sé... creo que ya no sé nada. De verdad, porque a veces vuelvo a perder el sentido.

No sé qué hacemos, a qué ambicionamos, por qué competimos y no reconozco ningún premio. Hacemos todo por nada, y no quiero. No quiero ser algo vacío más.

Que no, que yo no quiero que llaméis más vida a todo lo que hacemos, porque la vida no merece ser manchada por los actos de nadie y mucho menos debe de ser malinterpretada. Todo lo que tenemos, lo que de verdad podemos tener es vida, y la matamos con todo lo que nos perjudica, y no, una frase de lamento unos minutos antes de morir no justifica los malos consejos que se nos hace creer.

Me pregunto cuántas veces las personas hemos interiorizado un ''sé que hago ésto, aunque también sé que no está bien''. Basta en serio, basta. Creed entonces que no lo está y haced algo por cambiar, haced algo por vuestra conciencia y limpiad todo lo que pensáis que está mal. 

Estoy desesperanzada... y muy decepcionada con éste país.




Noa

6 comentarios:

  1. Y yo con el mundo, Noa. En todas partes es igual.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan triste que nos sintamos de ésta forma... . Me encantaría poder tener algo a lo que aferrarme y me haga sentir orgullosa.

      Un beso Celia, preciosa.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí... por desgracia.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Creo que es un sentimiento bastante generalizado. Una pena... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Al menos si la consciencia fuese otra... Basta de conformismo. Incluso si no se puede mostrar con actos, es mejor ser consciente de la situación. Al menos se pueden cambiar mentes, y eso ya es un gran paso.

    ResponderEliminar