Pero qué dolor de cabeza tengo. Después de cantar mi mandíbula sufre una tensión descomunal a causa de mi estrés, y la muela del juicio. Y no hace justicia, jamás. Porque si hay algo que hace esa muela es dar por ''pí'', como la vida misma.

He descubierto que no te puedes fiar de todos los profesores de canto, es más, al parecer cuesta muchísimo que realmente uno sea profesional y no te haga daño en la voz.

Cantar tiene que ser fácil. Pero ahí me veis, primera vez que me presento a una clase, ilusionadísima tras ver un piano, imaginando que la profesora tocará con él unas cuántas canciones para practicar... . Toma ola de realidad.
No, por el contrario nos enseña unas técnicas que duran como media clase de la hora que tienes, y luego te pone el ''karaoke'' de ''Youtube'' y te dice que cantes con el micro, que por cierto, si no se ajusta bien, todo lo que sueltes es tragado por el monstruo de unas ondas infernales que no dejarán escucharte. Y mientras, la profesional te fuerza a cantar notas altas; sin medir tu regristo, sin calentarlas poco a poco para no terminar afónica.

Estoy indignada. He tirado mi dinero, por poco que sea y, ahora intento quitarme ciertas manías que no me dejan tener el manejo libre de la que antes sí disfrutaba. Es frustrante. Te dan ganas de morderte las uñas por impotencia de no poder sacar todo lo que retienes.

Así que, aquí estoy... poniendo muecas a lo zombie, entonando ''MUH'S'' y ''GUH'S'', y sin conseguir calmarme. Una cerveza puede que me ayude más.

Texto escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo

Noa

19 comentarios:

  1. Vaya, siento que no haya sido lo que esperabas. Ya verás cómo encuentras algún profesor que te guste. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  2. Uy que horror, siempre hay gente que se abusa de la confianza que uno le da, pero seguro encontrás a uno bueno en cualquier momento!! Besos!!

    http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  3. Hay que hacer buenas elecciones, la voz, las cuerdas vocales, hay que cuidarlas, porque se puede perder ese don que tienes de cantar.

    Dulces besos para ti.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, una clase de canto muy peculiar a la que mejor no volver a asistir...

    Espero que todo vaya bien.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuidado con eso, no pinta bien. Lo primero que tienen que hacer es enseñarte la técnica, ejercicios y más ejercicios, luego poco a poco cantar. La mía tenía un piano, y sí, cuando yo trabajaba las canciones en casa con un karaoke luego lo hacíamos en clase y era genial. Muy buena.
    Te aconsejo que te mires la mandíbula, no es normal que duela, yo de ti iría a un dentista, mira que no tengas mala oclusión de los maxilares ( si es así, no vayas a canto, te arrepentirás), esto lo tiene mucha gente. También bruxisimo, si tienes esto, no vayas a canto, es contraproducente. No soy médico pero de ortofonía y canto sé.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Vaya seguro que encuentras uno mejor!!besos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, antes o después encontrarás algo mejor, tranquila!!
    Espero tu opinión en mi último post, besitos!

    ResponderEliminar
  8. Hay profesores que mejor deberían dedicarse a otra profesión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Holaaa, acabo de descubrir tu blog me parece muy chulo, lo acabo de seguir.
    Joe que chasco,ánimo que seguro que encuentras otra clase mejor ^^
    Si te apetece pásate por mi blog: leyendofusas.blogspot.com
    Un abrazoo
    Laura ^^

    ResponderEliminar
  10. que mala suerte!! espero que pronto encuentres un nuevo profesor y que sea un buen profesor!!
    te mando un beso enorme! y mientras tanto canta bajo la ducha!! heheheh

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que no es tan fácil encontrar a gente con vocación, y para la enseñanza es muy importante eso.

    ResponderEliminar
  12. Ufff el dolor de muelas es horrible, mandíbula, estres... Espero q te mejores prontito wapi!
    BEsos

    ResponderEliminar
  13. Es mala suerte encontrarse con personas así, pero no te desanimes, estoy segura de que hay muchas clases de canto con profesores de verdad.
    Y el dolor de muelas es... puff

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  14. Unas clases de canto un poco raras si que son, te lo digo porque yo canto en una coral y es totalmente distinto, ensayos de dos horas diarias y muchas escalas musicales, pero ¿un karaoke? ¡Jesús!, no me extraña que te duela la cabeza, la muela y todos los dedos del pie derecho.
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. La bebida no es la solución a tus problemas, pero yo desde luego te invitaría a esa cerveza ahora mismo. No desesperes, Noa, seguro que cantas como los ángeles... lo que pasa es que todo lleva su tiempo y tiene sus historias. En lo personal te diría que sigas cantando, like a bird y tal.

    ResponderEliminar
  16. Cierra los ojos un momento. Escucha un ruiseñor que trina en el árbol de la esquina. No le escuchas?
    Abre la ventana. :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Cierra los ojos un momento. Escucha un ruiseñor que trina en el árbol de la esquina. No le escuchas?
    Abre la ventana. :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. No te preocupes, otro día irá mejor. Ya lo verás.

    ResponderEliminar
  19. jajajajaja, tú puedes!!!!y lo conseguirás, mucho ánimo!!!!
    La habitación habrá quedado preciosa, seguro!!
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar