Una poeta comete delitos

Me llaman valiente, por no negarte, y dicen que tengo valor, por sincerarme.
Que todavía peco, por protegerte y de tanto amarte: aun fui capaz de predicar por ti.

Que me arrodillé y desde un dulce susurro, digo que te añoro.
Te cuento por qué te preferí como compañero y no como amante; el por qué jamás rocé ningún extremo contigo.

Imagínate que hubiésemos existido en un cielo llameante, con tactos ascendentes y pensamientos inquietantes.
Tú, adorable criatura, que tenías casi la misma fragancia que la naturaleza, desarmando mis estrategias.

¿Hubiese sido quién soy ahora? O sólo un destino más trágico que el memorable.
¿Hubiese sido tallada por tu sombra o trenzada entre tus poemas? Mira cuánto mi imaginación tropieza.

Ya veo mi valentía y valor, cometiendo sinuosamente mi delito por cada tecla pulsada en éste mismo instante... .



Escrito por: Ainoa Rodríguez Bravo

Noa

10 comentarios:

  1. Siento venir tan tarde a conocer tu blog, después de dejarme tú varios comentarios en el mío, pero es que voy al pasito de la tortuga.

    Me encanta tu rinconcito, y te enlazo en mi blog.

    Un placer leerte.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema... desconozco a la autora,pero,me encanta como escribe!

    ResponderEliminar
  3. Un(a) poeta siempre comete delitos, más cuando se enamora, pero el mayor delito para mí, es dejar pasar el amor que se presenta para uno.

    Dulces besos y un dulce fin de semana Noa.

    ResponderEliminar
  4. Te felicito por el poema.
    Esa añoranza te inspira muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Wow nena, qué bonitas palabras, cuánto sentimiento profundo.... Escribe más!!! Me encantará leerte.
    Tengo el mismo rotu "Sharpie" que tú, jijij.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Gracias bonita, me alegra que te gustase.
    La imagen no la saqué yo, no sé de quién es, pero la puse porque me encantó de "We heart it".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. La vida son posibilidades, escoger caminos, elegir opciones y, a veces, traspasar las puertas. Aunque estén cerradas. Porque están abiertas.
    Yo nunca me arrepiento de los besos que he dado, hayan hecho lo que hayan hecho conmigo. Me arrepiento de los que no di, que se quedan dentro, encerrados en un corazón cuando lo suyo es vivir en otros labios.
    Un abrazo, Noa.

    ResponderEliminar