Supongo que todos en algún momento de nuestra vida terminamos por convencernos de que los prototipos que nos creamos llegan a ser imposibles en la realidad. Y lo corroboramos, cuando el tiempo pasa y no hemos recibido más que decepciones. Son más de las necesarias para aprender y equivocarnos de nuevo a pesar del convencimiento.

La intuición, respecto a ella; te puede salvar en muchas condiciones, y si tienes los reflejos necesarios para no darte de bruces con una rama hasta quedarte colgada de un precipicio, es un alivio.
Creo que todos sabéis qué vértigo estoy sometiendo junto con su incertidumbre palpable.

Anhelamos personas que realmente no existen y soñamos sólo para suspirar el inconformismo. Queremos cambiar el mundo, todos a nuestra manera, siendo controladores sobre la Tierra y de quienes habitan en ella. La aceptación se queda estancada. Vivimos en una época donde el miedo tiene el poder junto con un gran pánico escénico.

Noa

1 comentario: