Se pueden tener muchas decepciones, y por ello, puedes caer en la tentación de cerrar tu corazón; pero no cometas el error de cerrarte a tus hijos, de no demostrarles que el amor está por encima de toda esa decepción.


                          

Texto: Ainoa Rodríguez Bravo

Noa

1 comentario: