Catherine Ryan Hyde.

"Es una de esas fechas que no se olvidan. Bueno, no se olvida nada de un día como aquel. Te acuerdas de hasta de los anuncios que pasaban por la tele. Te acuerdas de lo que estabas pensando un segundo antes, cuando aún todo iba bien. Es un poco fuerte decirlo así, pero tu vida se divide en antes y después de ese momento, y todos los recuerdos se ubican fácilmente a un lado o al otro de esa línea divisoria. Es algo así como decir antes de Cristo o después de Cristo. Supongo que da la sensación de que pierdo mucho tiempo sintiendo lástima de mí mismo. No quiero mentir; aun no lo he superado del todo. En algunas cosas, sí, pero no del todo. Supongo que soy demasiado sensible. Puede que las heridas de los demás se curen en un tiempo más corto.
No, lo retiro, no es verdad."

" - Pero, ¿cómo se te ocurre qué favores hacerle a la gente? Me temo que no tengo tu imaginación.
- No se necesita imaginación. Miras un poco a tu alrededor..., hasta que ves a alguien que necesita algo.
- Eso parece fácil.
``Si eres un niño´´, pensó Reuben."


''Esos momentos en los que vemos claramente a la persona que nos ha hecho tanto daño, la que lo ha echado todo a perder y allí, en sus ojos, estamos nosotros. Todo lo que vemos es la misma decepción y la misma tensión que tan bien conocemos, nada que explique cómo una persona tan bien intencionada fue capaz de causar tanto dolor.''


 - Favor por favor.

Noa

No hay comentarios:

Publicar un comentario