Breathe me.

Sus pasos tapaban el espacio de la acera, van dirigidos a su hogar, y junto a ella siente que la fuerza del sol traspasa la piel hasta encogerse en un escalofrío ausente. Para ella, la mente en blanco sólo existió antes de sus seis años. Ahora, ese estremecimiento sólo era la confirmación de que había pasado el viento por su cuarto mental, vacío.

Clic. Giró la llave con su muñeca abierta. Pero el interior de ese lugar no estaba tan descubierto, sólo se dignaba a grabar el bulto de su presencia, el de su rostro, poco capaz de capturar un pestañeo. Se encerró. 

De reojo miró un libro que yacía en el sofá, abierto de par en par con una pluma que descubrió un día en un parque. Imitaba a un separador con mucha naturalidad. Y esa cana que ató en su raíz fue un regalo del tiempo, de la vida, que se comunican con un lenguaje muy singular. 
Ni tocó el libro, pero sí que cogió sus cascos de música. La música se asimilaba a ese libro abierto, pero su disimilitud es que el libro de su música contenía páginas arrugadas. 

Cerró los ojos.''Play''. Muse, comenzó a arrancar hojas en su cuarto vacío, estaba provocando un desastre en su suelo interior. Pudo ver conversaciones, frases, citas, momentos, fotografías, un té y alguien, ah, no y otra persona más. Y otra. Todos se reían. 

M-m-m-madness... . Entonces lo empezó a ver, pero no quiso realmente mirar. Sólo le veía entre reflejos. I can’t get these memories out of my mind ... . And I, I tried so hard to let you go...

Las frases tomaban el aspecto de unas cuerdas que comenzaban a rodearle. Le ataban poco a poco. But some kind of madness is swallowing me whole... . Su respiración se comenzaba a agitar y iba sintiendo presión en su pecho. And now, I need to know is this real love. Or is it just madness keeping us afloat... . Sabía que esas palabras estaban atacando, con toda la intención de sacar sentimientos. La cuerda apretaba su cuello y soltó el aire que tragó sin querer soltar. No quería hacerlo por lo que se temía; sucedía, ahora. And when I look back at all the crazy fights we had... . No quería mirarle, no quería, no. Pero su mensaje provocó todo lo contrario a lo que decidía y instante fue para la lectura; leían entre ellos sus destellos, sus explosiones, respiraban sus susurros melódicos. Respiraciones rápidas provocadas por el motor de una rabia que le hacía buscar aire pero, el nudo de su garganta obstaculizó la entrada.

I need your love... . Come to me. Just in a dream. Come on and rescue me. Yes I know I can’t be wrong. Maybe you’re too headstrong... . Entonces abrió los ojos y dejó caer agua salada por sus mejillas, a sacar todos esos sentimientos. A gritar en silencio.

                                               Our love is m-m-m-m-madness... 

Cogió el libro abierto en par y ocultó su el rostro entre sus páginas. La pluma estaba siendo su confidente, su canal, su fuente de deseos por parar el tiempo y pedirle a la vida un diccionario de respuestas a preguntas que se hacía una y otra vez. Hacia dónde va, con quién y por qué. Estaba abstracta en su vacío. Su futuro parecía débil en esta ocasión y no se suele permitir llorar para no debilitar ese futuro. 

Que sonase el teléfono hizo que saliese de su trance, le obligó a separarse de esas páginas. Se escurría en la desgana, pero lo cogió, lo desbloqueó y abrió el mensaje.

[''Tiene cáncer de páncreas. No le digas nada a tu hermano, 
te lo cuento a ti porque sé que tú aguantas bien
 el dolor.'']

- Respira... -se pidió a sí misma. Se desentrañó por dentro, y aceptó de inmediato que en esos días para sobrevivir simplemente tenía que respirar.

A nada le damos la mirada profunda que se merece, y ella sabía que, lo único importante no suele estar ahí.

Escrito por:  Ainoa Rodríguez Bravo
Canción: Muse - Madness.



Noa

2 comentarios:

  1. una mirada vale mas q mil palabras

    NEW OUTFIT IN THE BLOG! SPORTLY OR CASUAL?

    http://showroomdegarde.blogspot.com.es/2013/07/sportly-or-casual.html

    ResponderEliminar
  2. Llevo un rato dando vueltas por tu blog. Al principio me ha costado un poco situarme, y encontrar las otras entradas, pero creo que ya me desenvuelvo bastante bien.
    Tengo que decir que de todas las entradas esta es...no sabría como decirlo, sentía una cuerda en mi propio cuello, sentía mi cabeza desordenándose bajo una presión muy potente, agobio. A la vez que todo esto, esa presión en el pecho que tienes cuando enciendes un cigarro, después de mucho tiempo por fumar. Esa que, hasta ahora, solo han conseguido dos o tres escritores, y no me refiero a blogueros, me refiero a escritores. Enhorabuena.

    ResponderEliminar