Me quiero comer tus mañanas.



Formulo una ambición. Conseguir adentrarme en tu porvenir. Intenciono aposta mi aparción en tu pensamiento, cada mañana.
Te envuelvo, te saco de tu estado de existencia y consigo que sueñes despierto. Quiero que suspires y que le eches la culpa a éste sentimiento.

Sigue buscando mil formas, maneras para tratar de que te sienta aquí, junto a mí. Si tú eres mi ángel, yo soy la culpable de esa manía que tienes de protegerme, de tus locuras y paranoia. Sí, soy la culpable; y aun así, no encuentro realmente el mote que pueda definir éstas acciones.

Noa

4 comentarios:

  1. ¡¡¡Qué preciosidad!!!

    Besos rojos ;-)

    ResponderEliminar
  2. Te estoy siguiendo ya!
    Pero tú no apareces en mis followers:-(
    Me encanta tu blog♥

    ResponderEliminar
  3. El título no puede encantarme más ♥.

    Esas acciones yo las definiría como una verdadera locura, compartir, proteger, querer ser él y que él quiera ser tú. Ganas de comeros el mundo y a quien se ponga por delante. Defínelo como Amor, amor a quemaropa.

    Un besazo y gracias por pasar por mi blog :)

    ResponderEliminar
  4. hey si que tampoco me había pasado hace muuuuuuuuuucho por aquí, pero me estuve leyendo algunas entradas, me gustaron, además la entrada esta re genial (: bueno que estés bien, que nos comentamos, lo lamento si es muy escueto el comentario pero no tengo mucho tiempo, D: nos comentamos!

    ResponderEliminar