2.


Fundirme dentro de tu piel, buscando desesperadamente esos ríos azules.


- Eres mi vida -. Le susurré casi sin darme cuenta.

Tus ojos. Me encantaban tanto ese brillo que tenían entre la oscuridad. Me encantaban y me siguen encantando con luz, sin luz.

Me apretaste con fuerza hacia tí y casi sin pensarlo, se te escapó una sonrisa. Una sonrisa que no había visto antes, pero también era preciosa.


- Y tú eres mi alma -. Me dijiste soriendo, con tus ojos cerrados. Casi me quedé sin respiración de la misma felicidad que sentí en ese intante. Su alma, ¿ha dicho que soy esa alma?.

Sonreí, sonreiste; nos reimos juntos, como si fuese nuestra enfermedad contagiosa; la felicidad. O en todo caso, puede que el amor nos hacía cosquillas.

Noa

3 comentarios:

  1. Oins *.* que monosoo "nos hacía cosquillas".

    ResponderEliminar
  2. hermoso estee mini fragmentoooooo, "sonrei, sonreiste, nos reimos juntos como si fuera una enfermedad contagiosa♥" re tierno el textooo me encanto sabes si es de algun libro o alguna peeli? nos vemooos gracias por pasar :)

    ResponderEliminar
  3. ¡cuantos cambios por aquí!

    El amor magia indescriptinble de sonrisas escondidas. Creo, y no me equivoco seguro, que todas las personas hemos encontrado ESA sonrisa que nos vuelve locos. No sabemos por qué, ni como... pero cuando la vemos te da vuelta al estomágo y todo parece más perfecto.

    ResponderEliminar