Disappear.

Nunca tuve miedo a desaparecer, era totalmente lo contrario. Lo deseaba.

Tal vez solamente lo quería por el simple echo de que esta tormenta dejase de tronar. Por cortar por lo sano, no quería dejarle más camino sin verjas; donde yo estaba desprotegida.

Y hoy por hoy, le tengo miedo a eso mismo que un día deseé.

No hay cosa que me de más miedo que un final de todo esto.

Noa

4 comentarios:

  1. Me encantó.
    Y leí tu otra entrada, la de Ana Frank, y la verdad, me encantaría leer ese libro, pero acá no lo consigo por ningún lado :s
    Bueno lindaa, un beso :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes? Siempre me dijeron que el final de algo era el principio de otra cosa. Yo soy pesimista y digo que siempre es final, pero como tengo consejos para todos menos para mi... ¡miralo como el principio de otra cosa! Ya sabes, puertas que se cierran ventanas que se abren...

    A veces odio el optimismo, casi siempre.

    ResponderEliminar
  3. que lindo lo que escribiste! me hizo acordar a una cancion que dice "la vida da muchas vueltas, aprende a rodar!" un beeso :)

    ResponderEliminar