Una rosa también es preciosa con solo el tallo.

Hoy quiero que la hierba sea azul, que las sandías tengan cualquier forma exceptuando lo circular. Quiero que en cada habitación de mi casa la estación cambie; abrir una puerta y ver que nieva, abrir otra y ver que caen hojas secas del techo, que en otra resulte haber una luz cegadora y que el siguiente cuarto esté repleto de flores y rosas con sus acompañates vivientes en miniatura.
Me apetece caminar por el techo e inventar un café que tenga cualquier otro color menos el típico marrón/beige que entristece las mañanas; no aceptaré nada que pueda deprimirme.
Tampoco dejaré que mis ojos se cierren cuando esté con él. No quiero perderme ni una sola mueca, ni una sola mirada, ni una sola sonrisa blanca.
Hoy quiero reirme de lo más tonto, comportarme como una cría e inmadura y si hace falta me reiré incluso del dolor como venganza.
Me burlaré de todas las caras interesadas, de todas esas personas falsas, del futuro fin del mundo; y si hace falta, por un día, le daremos la vuelta a todas las monedas para que las caras dejen de verse y observaremos las cruces. Tal vez no sea agradable para vosotros, pero... es posible que a mí me consuele.
Todo al revés... quiero que todo esté al revés.

Noa

3 comentarios:

  1. Me gusta tu blog. Que te de un ataque en pleno hospital, sí yo tambien creo que es bueno, mejor que echarse a llorar :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Jo, como me gustaría tener tu optimismo a veces. Me encantó tu entrada *O* (L)

    ResponderEliminar