Melodía gozante.


Un momento esperado, único, un sueño medio cumplido. Tener el coraje de sacar por fín lo que llevas dentro. Has esperado tanto tiempo... has sentido tanto miedo; que por ello, no avanzabas.

Los nervios, el bombeo de tu sangre, temía que en cuanto llegase mi trozo, me entraría canguelo y me echaría hacia atrás, pero me calmé en cuanto ví aquel micro.

Me senté. Respiré. Escuchaba el respirar que hacía un pequeño eco gracias a ese micro, me encantaba la sensación, y eso me tranquilizaba e icluso resultaba ser consolador.

Sonó la base, la podía escuchar y sentia ese ritmo. Cerré los ojos y tras eso me dejé llevar sintiendo la armonía que el compás me transmitía. Lo estaba experimentando, mi corazón iba justamente al mismo latido de esa base. Improvisé. Canté...

Fue impresionante.

Noa

No hay comentarios:

Publicar un comentario