Increible, soy increible.
Basta con decir que ''nunca diré'', ''nunca haré'', ''nunca''... para finalmente hacer lo que ''nunca iba a decir'', lo que ''nunca quería hacer''.
Nunca iba a dejar de escribir en mi queridísimo blog, y resulta que por ciertos acontecimientos se me fueron las ganas de escribir al tercer día.Y eso que tan solo habían tres penosas entradas, penoso, muy penoso.Oh, y que por cierto, esas entradas han sido borradas porque me avergüenzo de ellas.
¿Nunca os habeís avergonzado de lo que habeís llegado a sentir tras haber fracasado?Pues yo sí, y me sucede constantemente.

Ah, pero qué bonito es todo.Y ahora, ¿qué?, ya bueh, no me lo digas, yo solita lo adivino.La respuesta será que no ¿verdad?, o no... AG, dilo, chico, que me gustan las cosas directas.Sí o no, es fácil.Aunque pensándolo bien, ¿cómo me vas a responder si no hay ninguna cuestión que te aceche en estos momentos?.

¿Y cómo te la voy a cuestionar sabiendo lo criticadas que han sido otras, por tí, tras haber dicho las palabras mágicas?, ¿por qué coño yo iba a ser diferente?.¿Me tengo que fiar? no, tal vez no me debería de fiar ''nunca''.
Qué bonito es preguntarte cosas sin que sepas que van hacia tí, qué fácil es ser valiente de este modo.Báh, ¿pero para qué coño le estoy preguntando a la nada?. . . parezco estúpida.Shit.

Words, words, words. That's what I want.

Noa

No hay comentarios:

Publicar un comentario